ALAS BLANCAS, ALAS NEGRAS




Eras más que una amiga, ángel que endulza el amanecer.
La fuerza para sacar las piernas de la cama y creer que puedo creer.
Hoy despierto y todo es falso
Tu luz duele y se oscurece dentro de mí.

Te entregué mis emociones
Guardé en ti todos mis secretos
Creí que me ayudarías a desplegar mis alas
No que me las cortarías en pleno vuelo

Entre luces de colores
Y una música que era estruendo
Basto un insensato movimiento
Y mi amor por ti y por él murieron

Supongo que tengo que agradecerte
Por mostrarme que nada es cierto
Que ni tú, ni él me pertenecen
Que no nos cubre el mismo cielo.

Ahora pides que te hable
Que no te condene al destierro
No comprendes cómo hiede

El cadáver de un ángel muerto

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Papá?

Profesores y alumnas vulnerables

¿Diciendo ‘hola’ a un hogar incompleto?